Los niveles de madurez digital de su empresa I

36/228

¿La transformación digital exige un replanteamiento radical? Para las empresas tradicionales, la perspectiva de una revisión digital completa ha dejado a muchas empresas en modo de lucha, huida o congelación. Con obstáculos que van desde los costes asociados al abandono de los sistemas heredados hasta la falta de competencias para llevarla a cabo, la transformación digital ha sido un sueño lejano para muchos.

 

Eso, por supuesto, hasta que llegó la pandemia y las organizaciones tuvieron que integrar urgentemente las tecnologías digitales para mantenerse a flote. Según un reciente estudio (El punto de inflexión para la fábrica del futuro), el 47% de los fabricantes y distribuidores eran incapaces de funcionar debido a la dependencia del personal operativo on-premise. Además, el 29% de esas empresas consideraba que sus sistemas empresariales no les proporcionaban la disponibilidad y accesibilidad necesarias para gestionar los cambios que introducía la pandemia. Se dieron cuenta de que la transformación digital era una necesidad para permitir la colaboración, la agilidad y el control y, en última instancia, para sobrevivir.

 

El concepto de transformación digital no es tan sencillo como parece. La tecnología evoluciona constantemente y las empresas deben mantenerse al día de estos cambios. Las empresas también deben conocer su nivel de madurez digital actual para saber qué planes deben poner en marcha para pasar al siguiente nivel.

Los niveles de madurez digital

 

Si busca en Google «niveles de madurez digital», verá multitud de clasificaciones. Algunos hablan de clasificaciones de indiferencia, observador, retador y nativo; mientras que otros se refieren a clasificaciones tradicionales, emergentes, comprometidas, competitivas y de maduración, por poner un ejemplo. Independientemente de cómo prefiera categorizarlo, dentro de cada etapa se dan algunos puntos en común que pueden ayudarle a identificar el nivel de madurez digital de su organización.

 

  1. La organización tradicional

 

El primer nivel describe una organización «analógica» que sigue funcionando manualmente.

 

  1. Proceder con una hoja de ruta digital

 

En el siguiente nivel, una organización se encuentra todavía en las primeras fases de su viaje digital, pero tiene una hoja de ruta digital.  Algunos procesos están automatizados y es probable que las aplicaciones estén alojadas en la nube.

 

  1. Suscripción a una Agenda Digital

 

El siguiente nivel describe una organización que comprende el valor de la digitalización y persigue activamente una agenda digital. Los procesos principales están automatizados y han adoptado la nube. Estas organizaciones también están explorando un plan de crecimiento futuro.

 

  1. El ático digital

 

Se trata de una organización impulsada digitalmente con el objetivo de mejorar la experiencia del cliente. Se trata de una organización ágil, con capacidad para gestionar la alta volatilidad y los picos de demanda. Además, estas organizaciones siempre están aprendiendo y adoptando tecnologías a medida que surgen.

¿Busca un proveedor de servicios ERP para su empresa? Galdón Software puede ayudarle.